¿Tienes dudas?

Eficiencia energética

Mediante la Ley 7/2007 (Ley GICA), se formula una serie de instrumentos de prevención ambiental aplicables a las actuaciones que pueden afectar al medio ambiente andaluz.

Desde GESPROAM realizamos la Tramitación Ambiental de actividades y proyectos sometidos a Instrumentos de Prevención Ambiental, tales como:

Asimismo, existe una serie de proyectos de competencia estatal que deben pasar por el trámite de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA), participando Andalucía en el periodo de consultas que realiza el Ministerio competente en la tramitación de dicha EIA.

Autorización Ambiental Unificada (AAU)

Autorización Ambiental Unificada (AAU)

Cumplimiento de la Ley 7/2007 de 9 de Julio (Ley GICA)

La Ley 7/2007, de 9 de julio, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental, crea la Autorización Ambiental Unificada (AAU), cuyo principal objetivo es  “prevenir, evitar o, cuando esto no sea posible, reducir en origen la producción de residuos, las emisiones a la atmósfera, al agua y al suelo de determinadas actuaciones, así como sus repercusiones sobre la flora y la fauna silvestre, los hábitats naturales y los procesos que sustentan su funcionamiento, con una atención especial a cualquier actuación que se proyecte dentro de la Red Natura 2000”, o sea: minimizar la posible contaminación
Hay que destacar, que sólo se tramitará un procedimiento medioambiental, con solo una “ventanilla única ambiental” y una resolución única o “respuesta ambiental unificada”, englobando en la AAU la evaluación de impacto ambiental y todas aquellas otras autorizaciones que antes se obtenían de forma separada (vertidos, captaciones de aguas, emisiones, residuos, etc.), siendo la Delegación Territorial competente en materia de Medio Ambiente (actualmente Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible) la encargada de recabar los informes a las distintas administraciones afectadas y recogiendo en su Resolución los condicionantes que las mismas impongan, con carácter previo a su ejecución o puesta en marcha, de acuerdo con la legislación sectorial aplicable entre otras materias, de:
  • vías pecuarias,
  • forestal,
  • espacios naturales protegidos,
  • residuos,
  • emisiones a la atmósfera,
  • vertidos a aguas litorales y continentales,
  • producción y gestión de residuos y
  • calidad ambiental del suelo,

Autorización Ambiental Integrada (AAI)

Autorización Ambiental Integrada (AAI)

Cumplimiento de la Ley 7/2007 de 9 de Julio (Ley GICA) y RD Legislativo 1/2016, de 16 de diciembre

La Autorización Ambiental Integrada (AAI) entró en vigor bajo la Ley 16/2002, de 1 de julio de prevención y control de la contaminación, derogada por el Real Decreto Legislativo 1/2016, de 16 de diciembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de prevención y control integrados de la contaminación.
Se trata de una herramienta de intervención administrativa con la que trata de aunar las diferentes autorizaciones sectoriales necesarias para la puesta en marcha de actividades e instalaciones que condicionen de forma importante al medio ambiente.
Está regulada bajo el Real Decreto 815/2013, de 18 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de emisiones industriales y de desarrollo de la Ley 16/2002. Estableció un reglamento para las mencionadas instalaciones y tiene las siguientes características:
  • Simplifica los tramites administrativos, integrando en una misma autorización las autorizaciones sectoriales de medio ambiente para las actividades que regula (producción y gestión de residuos, autorización de vertido, incluida la autorización de vertido al saneamiento, de competencia municipal, etc.).
  • Su objetivo es proteger al medio ambiente en su conjunto, aplicando los principios de prevención y control ambiental de una forma integrada, con el fin de impedir la transferencia de contaminación de un medio a otro. Para ello impone específicamente para cada instalación valores límite en todos los vectores ambientales (atmósfera, aguas, ruidos, residuos, suelos…), así como planes de vigilancia al respecto.
  • Vela por la utilización de manera eficiente de la energía, el agua, las materias primas, el paisaje, el territorio y otros recursos.

Evaluación Ambiental Estratégica

Evaluación Ambiental Estratégica (EAE)

Cumplimiento de la Ley 7/2007 de 9 de Julio (Ley GICA)

La Evaluación Ambiental Estratégica es el procedimiento para analizar los efectos previsibles sobre el medio ambiente de los planes, programas y proyectos antes de su aprobación. Este comienza desde la fase de diseño del propio plan o proyecto. El objetivo de esta evaluación previa es la prevención y corrección de los posibles impactos negativos derivados de la implementación del plan, programa o actuación.
La evaluación ambiental se regula en la Ley 7/2007, de 9 de julio, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental (Ley GICA). Establece un procedimiento que varía en función del tipo de actuación a valorar:
  • proyectos,
  • planes y programas, e
  • instrumentos de planeamiento urbanístico.
La evaluación de planes, programas y planeamiento urbanístico se engloba dentro de la evaluación ambiental estratégica. Tiene carácter estratégico porque se evalúan una serie de directrices y líneas de actuación que condicionan el desarrollo futuro de proyectos.
En el procedimiento de evaluación ambiental estratégica intervienen:
  • el promotor del plan o programa, que es la persona física o jurídica, pública o privada, que promueve y elabora el plan,
  • el órgano sustantivo (normalmente el Ayuntamiento), que tiene la competencia de aprobación del plan o programa, y
  • el órgano ambiental, que tiene la competencia de resolver el procedimiento de evaluación ambiental. En el caso de planes y programas es común que el órgano sustantivo sea a la vez promotor.
Se trata de un procedimiento abierto en el que está garantizada la participación de las Administraciones públicas afectadas y de las personas interesadas, así como del público en general, desde el principio, cuando el promotor presenta la solicitud de inicio ante el órgano ambiental y las alternativas están todavía abiertas.
La EAE se aplica a las propuestas y directrices sobre las materias que enumera el artículo 36 de Ley 7/2007, en donde se distinguen 2 procedimientos:
procedimiento ordinario, para planes y programas de diversa índole y grandes espacios
procedimiento simplificado para planes y programas que afecten a espacios reducidos o modificaciones menores
También, puesto que se trata de un trámite muy ligado al componente urbanístico, se ha de tener en cuenta el artículo 40 de la Ley GICA
Artículo 40. Evaluación ambiental de los instrumentos de planeamiento urbanístico.
1. La evaluación ambiental de los instrumentos de planeamiento urbanístico se realizará siguiendo los trámites y requisitos de la evaluación de planes y programas previstos en la sección 4.ª del título III de esta ley, con las particularidades recogidas en los apartados siguientes, derivadas de los preceptos de la Ley 7/2002, de 17 de diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía.

Calificación Ambiental (CA)

Calificación Ambiental (CA)

Cumplimiento de la Ley 7/2007 de 9 de Julio (Ley GICA)

La calificación ambiental es el procedimiento mediante el cual se analizan las consecuencias ambientales de la implantación, ampliación, modificación o traslado de las actividades que así recoja el anexo I de la Ley 7/2007, de 9 de julio, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental (y modificación introducida por el Decreto-ley 5/2014, de 22 de abril, y la Ley 3/2014, de 1 de octubre, de medidas normativas para reducir las trabas administrativas para las empresas),  al objeto de comprobar su adecuación a la normativa ambiental vigente y determinar las medidas correctoras o precautorias necesarias para prevenir o compensar sus posibles efectos negativos sobre el medio ambiente, siéndole aplicable el Decreto 297/1995, de 19 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Calificación Ambiental.
Se considera aplicable el procedimiento de calificación ambiental a las modificaciones o ampliaciones de actividades, siempre que supongan incremento de la carga contaminante de las emisiones a la atmósfera, de los vertidos a cauces públicos o al litoral, o en la generación de residuos, así como incremento en la utilización de recursos naturales u ocupación de suelo no urbanizable o urbanizable no programado y afección a un espacio natural protegido.
La competencia para la calificación ambiental corresponderá al Ayuntamiento, integrándose en el correspondiente procedimiento de licencia municipal.

Evaluación de Impacto Ambiental Estatal

Los proyectos cuya autorización o aprobación corresponde a la Administración General del Estado (Refinerías, Grandes Centrales de Producción Eléctrica, Fabricación de Explosivos, aquellos que afecten a la seguridad nacional, infraestructuras de competencia Estatal, etc.) estarán sometidos a Evaluación de Impacto Ambiental en caso que así esté recogido en el RDL 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental, y será Órgano ambiental el Ministerio competente en Medio Ambiente.

En la tramitación ambiental de dichos proyectos, cuando se encuentren en el ámbito territorial de Andalucía, el Estado debe consultar preceptivamente a la Consejería competente en materia de Medio Ambiente, que participará en la tramitación según lo dispuesto en los artículos 4, 8, 9 y 17.2 del citado RDL.

Seguimiento y Vigilancia Ambiental

En muchos proyectos y obras es necesario contar con el asesoramiento de un equipo de profesionales con gran experiencia en medio ambiente para garantizar el cumplimiento de la legislación vigente en materia medioambiental, así como controlar y gestionar la puesta en marcha de las medidas recogidas en los Estudios de Impacto Ambiental o por las resoluciones de la administración competente (AAU, AAI, CA).

GESPROAM realiza Programas de Vigilancia Ambiental para cualquier tipo de proyecto que así lo requiera. Ofrecemos un servicio de Asistencia Técnica y Dirección de Obra en el que emitimos los informes periódicos, requeridos por la Administración, en los que se ve reflejado que se asegure el cumplimiento de las medidas propuestas y/o impuestas y se respeten los aspectos ambientales que especifican los Estudios e Informes y Autorizaciones Ambientales.

Los principales objetivos de estos programas de vigilancia ambiental son:

1. Realización de un seguimiento adecuado de los impactos identificados, determinando así si se adecúan o no a las previsiones realizadas.

2. Detectar los impactos no previstos articulando las medidas necesarias de prevención y corrección para subsanarlos.

3. Supervisar la puesta en práctica de las medidas preventivas y correctoras determinadas, comprobando su efectividad.

Desde GESPROAM personalizamos y nos adaptamos a las necesidades de vigilancia ambiental por parte del cliente o promotor que contenga la normativa, las autorizaciones y las características de la actividad.